Rivera se presentará a las elecciones europeas con el Partido Comunista y el Partido Socialista italianos. No paramos de mejorar

Desaparecidos de la primera línea de la actualidad política española gracias a la forma en que facilitaron la llegada al poder de Pedro Sánchez, los de Ciudadanos han hecho un esfuerzo por encontrar un hueco en los medios de comunicación reuniendo en Madrid a su presidente con Christophe Castaner, delegado general de En Marche, el partido de Emmanuel Macron. Todavía en las elecciones regionales de 2015 Castaner era cabeza de lista del Partido Socialista Francés en Alpes-de-Haute-Provence. Castaner ha venido a Madrid a ofrecer a Rivera sumar Ciudadanos a no se sabe muy bien qué: algún tipo de alianza con En Marche y el Partito Democratico italiano. La italiana es la formación de Matteo Renzi que el pasado mes de marzo sufrió un estrepitoso descalabro en las urnas y dio paso al gobierno de los populistas de izquierda y derecha: el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga Norte. Dios los cría y ellos se juntan.

Esta nueva compañía del partido que disputa el espacio del centro derecha español es especialmente relevante. El Partito Democratico es una coalición en la que Albert Rivera va a aliarse con el Partido Comunista Italiano, el Partido Socialista Italiano, Socialisti e Democratici, Sinistra è cambiamento y FutureDem entre otros que forman corrientes de opinión dentro del Partito Democratico. No paramos de mejorar. A mí me gustaría ver cómo Ciudadanos explica a su potencial electorado esos aliados de los que olvidaron hablar el pasado lunes en Madrid cuando hicieron balance de la reunión de Rivera con el socialista Castaner.

Otrosí: Ciudadanos partenece en el Parlamento Europeo a la Alianza Liberal y Demócrata Europea (ALDE), donde comparten grupo con el PNV y el PDECat. Su portavoz en el Parlamento Europeo, Javier Nart, nos explicó a principios del pasado mes de febrero en ABC que su peso en ese grupo, el tercero de la cámara, es tal que el de vascos y catalanes es marginal. Los hechos no parecieron acompañarle después cuando el 15 de febrero, a instancias del independentista catalán Ramón Tremosa, el grupo ALDE votó contra la designación de Luis de Guindos como vicepresidente del BCE, apoyando a un irlandés que después de se retiró. El supuesto control de Ciudadanos sobre el grupo ALDE quedó en entredicho -salvo que Tremosa y Rivera compartiesen puntos de vista. Ahora, con esta alianza con Macron, los de Ciudadanos habrán de explicar a su electorado si van a ceder el terreno del llamado grupo liberal a los independentistas para irse ellos a no se sabe muy bien dónde dentro de la Eurocámara. Porque su nuevo jefe europeo, Emmanuel Macron, ante el que han rendido sus bagajes, ya ha dicho que él con los liberales, no. Le ha faltado recordar que viene del Gobierno socialista de Hollande…

Publicado originalmente en: ABC.es
Comentarios
Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar Más En Opinión
Los comentarios están cerrados.

Revise También

El Rugido del León Franco: la única ‘urgencia’ de Sánchez

Finalmente -y tras muchos vaivenes-, la exhumación de los restos de Franco se llevará a ca…