El candidato a la presidencia del PP, Pablo Casado, saluda a simpatizantes. | Foto: EFE

El PP oficial tiene 869.000 afiliados. El PP real tiene 66.384 afiliados dispuestos a elegir al presidente del partido y candidato a la Presidencia del Gobierno. Sólo uno de cada 14 afiliados querría, por tanto, participar en el acto más importante de un partido que aspira a ser votado para dirigir los asuntos nacionales: elegir al que debería convencernos de votar al PP. Dicho de otro modo: 13 de cada 14 afiliados del PP oficial se van a abstener de participar en el acto más importante del PP real. Y no cabe descartar que, en protesta por esa huelga de votos caídos del PP oficial, haya muchos votos en blanco o nulos del PP real, lógicamente indignado. A este paso, el ganador de las primarias lo va a tener que decidir el VAR.

Lo ocurrido puede resultar deprimente, pero no sorprendente. El año pasado, en marzo, hubo primarias para elegir candidato a la Presidencia de Madrid. Ganó Cristina Cifuentes con el 86,38% de los votos. Pero durante la campaña entrevisté a Cifuentes y a su rival, Luis de Asúa, que dijo algo que comenté aquí, porque me dejó atónito: el censo del PP era mentira, los afiliados reales, en la comunidad más importante del PP, apenas llegaban al 10% de los oficiales. El censo oficial se falseaba por lo que en 2008, en el de Bulgaria, capital Valencia, se reveló esencial: tener más compromisarios reales en los congresos supuestamente electorales del PP. Y lo de Madrid no era una anomalía. Se ha repetido en términos similares en las primarias valencianas, el otro granero electoral del PP, y en todas partes.

Ha pasado casi año y medio de la denuncia de Asúa, y ni Cospedal, secretaria general del partido, ni el mastín Maíllo, que Soraya colocó en Génova para ladrar metafóricamente, estorbar organizativamente y, si se dejaba, morderle políticamente, han hecho nada para remediar este escándalo, enésima humillación para tanta gente de bien que militó, milita o estaba pensando si vuelve a militar en el PP.

Y como militar es votar no habría mejor ocasión para apoyar a Casado en el intento de resucitar a un semicadáver de cuyas 14 partes, 13 ya no están. Y la viva anda atropellada por los buscadores de almas muertas y votos difuntos para las niñas ashishinas -según denuncian los otros cuatro candidatos- o simple, mortal, justificadísimamente deprimida.

Publicado originalmente en: ElMundo.es
Comentarios
Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar Más En Opinión
Los comentarios están cerrados.

Revise También

Ladran, luego cabalgamos; por Luis María Anson

“Se supone -dijo André Malraux unos meses después de hacerse cargo en Francia del mi…