Casado podría ser la sorpresa agradable de un proceso de primarias que, de momento, solo está ofreciendo mucho peloteo, un poquito de vergüenza ajena y algún que otro karaoke.

Soraya Sáenz de Santamaría | Foto: EFE

Los candidatos a suceder a Mariano Rajoy al frente del PP están en plena campaña de primarias, visitando todas las regiones para tratar de hacerse con el voto de los militantes en cada demarcación. En provincias son recibidos por los dirigentes locales y por algún responsable ministerial del último Gabinete de Mariano, que en esas ocasiones hace las funciones de exministro de jornada. Se trata de marcar diferencias entre los candidatos y competir por el apoyo de las fuerzas vivas del lugar, porque de ideas y de propuestas programáticas sólo Pablo Casado se ha pronunciado.

Soraya Sáez de Santamaría suele aparecer en estos desplazamientos bien pertrechada de apoyos locales, aunque María Dolores de Cospedal tampoco puede quejarse de la manera en que la tratan en las franquicias regionales que visita para reclamar el apoyo de los correligionarios. Las dos están siendo tratadas con tanta cortesía que Cospedal vino el lunes a Murcia y el presidente autonómico la presentó como una persona que siempre ha apoyado a la Región. Teniendo en cuenta que fue la dirigente del PP que firmó junto con José María Barreda una reforma del estatuto de Castilla-La Mancha que suprimía el trasvase Tajo-Segura a partir de 2015, aterra pensar lo que podía haber hecho si los murcianos llegamos a caerle mal.

La exvicepresidenta es la más fiestera de los candidatos. La cosa le viene de sus responsabilidades en Moncloa, una de las cuales era actuar de DJ Resident en las bodas, bautizos y comuniones a los que acudía Mariano. Allí combinaba sabiamente ciertos ritmos electrónicos con los grandes éxitos de Raphael y el presidente se lanzaba a la pista a darlo todo.

La mano derecha de Mariano parece tener muchas posibilidades de sucederlo, como estaba previsto en el guion. Su principal rival es María Dolores de Cospedal, con grandes apoyos también dentro del partido, pero que nadie pierda de vista a Pablo Casado. Rodeado de un equipo joven, podría ser la sorpresa agradable de un proceso de primarias que, de momento, solo está ofreciendo mucho peloteo, un poquito de vergüenza ajena y algún que otro karaoke.

Publicado originalmente en: LibertadDigital.com
Comentarios
Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar Más En Opinión
Los comentarios están cerrados.

Revise También

El PP real y el oficial; por Federico Jiménez Losantos .@FJL_EsRadio

El PP oficial tiene 869.000 afiliados. El PP real tiene 66.384 afiliados dispuestos a eleg…