Cataluña es un erial.  Así la han dejado los indepes después de estos alocados años.  Con su nacionalismo rancio, casposo, fascista y excluyente, consiguieron llevar a la ruina a la otrora primera región de España y una de las más prósperas de Europa.

No solo no gobernaron sino que el tiempo y dinero que debían destinar a hacerla más próspera y un mejor lugar para sus habitantes se lo gastaron en su procés.  Una locura que solo servía para que unos corruptos evadieran la justicia española y, con ello, la cárcel.

El nacionalismo catalán liderado por Jordi Pujol negociaba con Madrid mientras por detrás iba adoctrinando a un pueblo y amasando una fortuna.  Y claro de aquellos polvos estos lodos.  Por un lado viéndose acorralado por los casos de corrupción apremió a su delfín Artur Más para que presionará al Gobierno central con la independencia y tratar de conseguir así una negociación que les permitiera “irse de rositas” a él y a la madre superiora de la congregación, o sea, su mujer Marta Ferrusola.

Cataluña no solo fue saqueada e hipotecada sino que además obligaron a marcharse a más de 2000 grandes y medianas empresas que hartas de una situación tensa e inestable que de haber salido como los indepes planearon los habría puesto fuera de la UE y con ello al borde del abismo.

Esos políticos tan serios y responsables por un lado decían que tenían planeado todo lo relacionado con la desconexión con España y el tiempo demostró que no solo era mentira sino que además vistos ante la justicia reniegan del procés o confiesan que la DUI fue algo “símbolico”, demostrando que son corruptos, irresponsables y terriblemente, cobardes.

Comentarios
Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar Más En Opinión
Los comentarios están cerrados.

Revise También

El Rugido del León Franco: la única ‘urgencia’ de Sánchez

Finalmente -y tras muchos vaivenes-, la exhumación de los restos de Franco se llevará a ca…