AL FUEGO de la hiperinflación que consume Venezuela su presidente acaba de echar la gasolina de una salvaje devaluación. Incapaz de asumir el fracaso de su política económica, aferrado a un poder ejercido cada vez con menos escrúpulos, Nicolás Maduro trata de resistir al precio de hundir día a día a su pueblo un poco más en la ruina, mientras culpa a fantasmales conspiraciones extranjeras de los efectos inherentes a su criminal ideología.

Con la oposición dividida y la población desmoralizada por un omnímodo aparato represivo, Maduro ejecuta ahora un delirante programa de medidas que abocan a Venezuela a la cronificación del colapso social. Tras el pronóstico del FMI de que el país cerrará el año con una inflación cercana al 1.000.000% -con lo que el coste de los servicios se duplique cada 26 días-, la decisión del autócrata bolivariano consiste en restar cinco ceros a la moneda, lo que aumentará el caos y causará otra subida de los precios. El paisaje es apocalíptico, con el vandalismo desatado en la calle y la gente presa de la ansiedad y el miedo a la policía política.

Los venezolanos se mueren de hambre sobre una mina de recursos naturalesmientras su caudillo acumula razones para terminar un día ante el Tribunal Penal de La Haya.

Publicado originalmente en: ElMundo.es
Comentarios
Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar Más En Venezuela
Los comentarios están cerrados.

Revise También

Nadie nos quita la esperanza; por Miguel Henrique Otero .@miguelhotero

A Maduro no le basta el sufrimiento, ni la pobreza que viven los venezolanos dentro del pa…